Fiscal: Desde el pasado día 19 de este mes, ha entrado en vigor el Real Decreto Ley 21/2018, que introduce diversas medidas para aumentar la oferta de viviendas en alquiler, introduce nuevos estímulos económicos y fiscales al arrendamiento y equilibra la posición jurídica de propietarios e inquilinos.

Estas son algunas de las dos novedades tributarias más significativas:

  • En primer lugar, a partir de ahora los alquileres de vivienda para uso estable y permanente quedan exentos de tributar por ITP (antes recaía sobre los arrendatarios).
  • En segundo lugar, se establece que los ayuntamientos que así lo decidan podrán fijar una bonificación en el IBI de hasta el 95% para las viviendas que se arrienden con renta limitada por una norma jurídica.