Debido a que la vigencia del contrato “de apoyo a emprendedores” que estaba condicionado a que la cifra de paro superase el 15% y esta bajó, dicho contrato ha sido definitivamente derogado con efectos desde 1 de enero de 2019. No obstante, los contratos celebrados entre el 15 de octubre y el 31 de diciembre de 2018 son plenamente válidos y pueden beneficiarse de los incentivos fiscales y de la cotización previstos en la normativa.

Si su empresa formalizó alguno de estos contratos durante el año 2018, recuerde que, además de los incentivos en las cotizaciones sociales, cuando transcurra un año desde la contratación podrá aplicar los siguientes incentivos fiscales:

  • Si el trabajador estaba cobrando el paro, podrá aplicar una deducción en el Impuesto sobre Sociedades igual al 50% de la prestación pendiente de cobro, con el límite de 12 mensualidades.
  • Y si es el primer trabajador contratado y tiene menos de 30 años, podrá aplicar una deducción fija adicional de 3.000 euros.