En estos últimos años, esta habiendo una controversia respecto a quien asume los gastos del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD)  al formalizar una hipoteca. Aunque hay sentencias que consideran que es la entidad financiera la obligada a asumir dichos costes, recientemente el Tribunal Supremo ha resuelto dos recursos aclarando quién debe asumir el coste del AJD.

Y, al tratarse de dos sentencias en el mismo sentido, establecen jurisprudencia, por lo que ahora todos los tribunales deben seguir su mismo criterio. En concreto, el criterio a seguir es el siguiente:

  • Cuota variable. Según el Tribunal, el AJD que debe satisfacerse en función del capital garantizado por la hipoteca (cuota variable) debe asumirlo el prestatario. Supone a entre el 1% y el 1,5% del capital garantizado (según la comunidad autónoma).
  • Cuota fija. Con relación al AJD exigible en función del número de folios de papel timbrado de la escritura (cuota fija), el Tribunal considera que es válido el pacto por el que el banco y el prestatario se lo reparten a partes iguales.  El ahorro que puede obtener el consumidor es muy bajo (el impuesto es de 0,15 euros por folio).

Respecto al resto de gastos, no se ha establecido un criterio jurisprudencial (notaría, Registro, tasación, gestoría, etc.). También existen sentencias contradictorias (algunos tribunales consideran que debe asumirlos el banco; otros consideran que los gastos de notaría son sólo del consumidor; otros que los gastos deben repartirse al 50%…).  Seguimos a la espera de que se fije jurisprudencia al respecto.